domingo, 20 de marzo de 2016

EL OOPART

EL OOPART (por Larry Romántico)

En canal Historia he visto recientemente un documental que se emitió por primera vez en el año 2013, dedicado a los ooparts, y que me ha causado una muy grata impresión.

El término "oopart" fue acuñado por el naturalista Iván Sanderson, fallecido en 1973, y es el acrónimo de "Out of place artifact" es decir, objeto fuera de lugar.

De inmediato, me ha venido a la mente el recuerdo de El Chico del Niki Rojo, quien se definía a sí mismo como un auténtico "oopart", una persona que se veía fuera de lugar en todas partes. A nosotros, su grupo más cercano de amigos, nos asustaba cuando se ponía así de trascendente, pues esos pensamientos, en muchas ocasiones, no suelen tener un resultado inocuo y conozco casos de jóvenes que han llegado al suicidio por mucho menos.

Sin embargo, ¿Cuántas personas no han tenido la valentía suficiente para reconocer que se sentían desubicadas y que sus vidas carecían aparentemente de sentido aquí o allá?. A montones, seguro. 

Lo último que sabemos de El Chico es que le vieron no hace mucho deambulando como un fantasma por las calles de Segovia. Su relación con esa pequeña ciudad fue efímera, pero intensa. Sospecho que han pasado decenios desde la última vez que estuvo allí y estoy convencido de que su deslocalización espacio-temporal ahora es inmensa. No seré yo quien revele su secreto, pero no me extrañaría que ese haya sido un viaje sin nuevo retorno. No obstante, todos regresamos alguna vez a algún lugar tratando de reencontrarnos o resolver dudas pendientes, preguntas que quedaron suspendidas del árbol del tiempo.

Confieso que yo mismo me he visto en el espejo como aquellas esferas de acero o tornillos que datan de hace millones de años y que han sido detectados durante el transcurso de determinadas excavaciones. Objetos que jamás pudieron ser fabricados por las civilizaciones antiguas que ahora estudiamos en los libros de Arqueología y, sin embargo, ahí estaban, junto a sus vestigios y bajo toneladas de tierra.

Somos habitantes del planeta Tierra. Los actuales. Pero parece haber indicios de que, antes de la especie humana, otras especies extraterrenas habitaron este mundo o, al menos, pasaron por aquí haciendo escala como parte de un larguísimo periplo por el Cosmos.

Ese sentimiento de descolocación podría estar plenamente justificado. Tal vez seamos descendientes de otras razas que se vieron obligadas a abandonar su planeta y embarcarse en una prolongada aventura de supervivencia a la conquista de otros mundos. Dicen que dejaron la semilla de la vida en nuestra Madre Tierra y que somos el resultado de su evolución a través de milenios. Se sabe que, a menudo, vuelven de visita, para verificar el proceso de su "obra", pero me temo que no les guste el producto de aquel experimento.

Espero que no cuenten conmigo a la hora de conformar su espacio muestral, pues soy un espécimen poco relevante y no creo que les resulte de utilidad. Mejor así. Prueben con otros y a ver si son capaces de superar la auditoría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario