miércoles, 17 de febrero de 2016

LAS COSAS DEL KARMA

LAS COSAS DEL KARMA (por Larry Romántico)

Los que saben de esto dicen que cada causa tiene su efecto y todo efecto procede de una causa. El karma toma buena nota de nuestras acciones, de manera que muchas veces antes de actuar deberíamos reflexionar acerca de qué consecuencias negativas puede tener lo que vamos a hacer o decir frente a los demás y al medio ambiente que nos rodea.

Así, impera la máxima de que no quieras para los demás lo que no desees para ti mismo. Si lo haces, el karma te lo devolverá. De manera que lo que das será lo que recibas en el futuro. Lo que te pasa ahora bien puede ser el resultado de lo que hiciste (o lo que dejaste de hacer) en vidas pasadas.

Conozco desde hace mucho tiempo el caso verídico de una persona que manifestaba un odio visceral hacia un vecino suyo. Lo maldecía continuadamente. De hecho, alguien cercano a mí me contó que ese individuo compró un muñeco para vudú al que clavaba alfileres en la cabeza como si eso se aplicase al mismo tiempo a su vecino.

Debió repetir sus prácticas durante un tiempo hasta que me informaron que le habían ingresado en un hospital con unos dolores muy fuertes en la región parietal, contra los que los más potentes calmantes no tenían apenas efectos. Desconozco si al final le recluyeron en algún psiquiátrico porque no le he vuelto a ver. Concluí que se había confirmado la teoría del karma. Toda acción negativa hacia los demás tiene su reacción, también negativa, en el promotor de la misma.

Este ejemplo me ha servido para andarme con mucho cuidado por la vida. Por mi propio carácter, trato de respetar a la Naturaleza y a todo bicho viviente y no soy muy dado a la búsqueda de enemigos e intento dañar lo menos posible a mi prójimo. Sé que no es nada fácil perdonar a veces, y dejar pasar las afrentas del personal, pero sigo aquel consejo de El Chico del Niki Rojo en el sentido de que el mayor poder que tiene una persona es el de perdonar a otra. Aún así, no soy perfecto y el karma me ha dado algunas lecciones que no olvidaré.

Suelo pensar que en esta vida que tengo ahora no me ha ido del todo mal y que ello puede ser una consecuencia lógica, desde el punto de vista de lo relativo al karma, de mi comportamiento en anteriores existencias. Parece que debí hacer el bien a raudales.

Tengo la sensación de que si se practicasen más a menudo las enseñanzas del karma en esta sociedad nuestra las cosas nos irían mejor a todos. Recuerdo aquella serie televisiva titulada "Me llamo Earl", en la que el protagonista tiene apuntada una lista de afrentas hechas a los demás, y les busca para intentar corregir o paliar sus errores en la medida de lo posible, de forma que su karma va cargando la pila por el lado positivo.

Pues bien, no estaría de más que cada uno se pusiera a elaborar el listado y comenzase a trabajar su cariacontecido Karma, para caminar en línea recta hacia la perfección y lograr algún milenio de éstos la categoría de "Ser superior". Yo llevo un tiempo dedicado a esta faena y lo cierto es que no me va mal. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario