sábado, 10 de enero de 2015

MUNDOS PARALELOS

MUNDOS PARALELOS (por Larry Romántico)

Si había una cosa que me maravillaba en El Chico del Niki Rojo era su capacidad de evasión. Cuando algo no le agradaba, poseía la rara habilidad de crear una situación más placentera, no sólo para él sino también para los demás. Era como si, en simultáneo, hubiese nacido un mundo paralelo. Es extraño. Hablo de El Chico como si ya no existiera. Puede que ahora habite en uno de esos mundos que constituía a su antojo o quizás se encuentre viviendo dos vidas diferentes. 

Los grandes físicos del momento debaten intensamente acerca de la posibilidad matemática de la existencia de múltiples universos paralelos. Muchos de ellos piensan que, en teoría, eso es posible, teniendo en cuenta la mecánica cuántica.

A mi me encantaría tener la capacidad de imaginarme en otro espacio-tiempo distinto. ¿Qué habría ocurrido si en lugar de haber seguido mi camino en esta vida con una dirección concreta hubiese escogido otra ruta distinta?. ¿Y si lo que sucedió no hubiera pasado nunca?. ¿Es posible que yo mismo esté viviendo a la vez en otro mundo diferente y en este preciso instante?. ¿Acaso la infelicidad que me envuelve ahora en este mundo A no tiene nada que ver con la alegría que estoy disfrutando en el mundo B paralelo a este?. ¿Está viviendo El Chico del Niki Rojo en varios de esos mundos a la vez?. ¿También a todos nosotros nos sucede lo mismo?.

Es apasionante pensar que eso pueda ser cierto y que ahora soy inmensamente feliz en otra parte y, tal vez, en este instante. Que mis sueños más complejos se están cumpliendo, que soy absolutamente completo y me siento plenamente realizado, que me dejo la vida viviendo al máximo, con la avaricia de no desperdiciar ni un instante.

Hace poco leí que los científicos se preguntaban qué habría pasado si los meteoritos que bombardearon la Tierra hace 65 millones de años hubiesen pasado de largo. Sospecho que nuestros padres bien podrían ser descendientes de enormes T. Rex. Si eso fuera así, es muy probable que Marc Bolan jamás hubiera existido. Y eso sería imperdonable e insufrible para mí y un montón de gente más. Es extraño, pero nunca había pensado en dar las gracias a un conjunto de piedras voladoras a gran velocidad, que cambiaron nuestro mundo para siempre. Solo este mundo porque su paralelo seguirá intacto y a los grandes saurios les habrán seguido otras criaturas en la evolución y allí habrán pasado cosas o no, y se habrán formado otros mundos paralelos, así hasta puede que al infinito.

Sin embargo, estoy tranquilo. Me gusta imaginar que allí donde esté mi amigo entrañable me encontraré yo también. Conozco muchos imbéciles a los que no me agradaría ver por esos otros mundos. Quizás mi vida no tenga mucho que ver con esta y tengo dudas que mi persona no sea yo mismo, el de siempre. Supongo que la esencia no se pierde porque somos materia interestelar y eso no puede cambiar aunque existan infinitos universos. 

Esta misma noche volveré a soñar con uno de esos posibles mundos teóricos, donde las cosas serán diferentes y en lugar de decir "adiós" diré "hola" y cambiaré mis decisiones desacertadas por otras y mi poder será ingente porque habré modificado el rumbo de mi nave, dirigida enteramente por mis manos y con mis conocimientos. Porque ahora sé lo que me convenía y lo que causó dolor será como si no hubiese ocurrido. Y si lo fue, me cambiaré de mundo y en paz.



No hay comentarios:

Publicar un comentario