domingo, 21 de septiembre de 2014

HAWKING

HAWKING (por Larry Romántico)

El reconocido astrofísico británico Stephen Hawking ha visitado Tenerife para participar en el Festival Starmus, congreso que tiene como objetivo la divulgación a la sociedad de los avances de la Astronomía.

Dice Hawking que no cree en Dios y, menos aún, en los milagros. Se equivoca. Es un auténtico milagro que un individuo al que le diagnosticaron una terrible enfermedad degenerativa nerviosa a los 21 años de edad y vaticinaron una esperanza de vida máxima de dos años, haya superado ya con creces los 70. Si bien es cierto que, a estas alturas, apenas puede ya comunicarse con los demás.

También dice este impresionante científico que, a pesar de haber estudiado durante toda su vida el universo, no lo comprende. Es una pena que no hubiera tenido la oportunidad de conversar, allá por los años 70 del siglo pasado, con Marc Bolan, líder de T. Rex, que, en su canción Spaceball Ricochet, aseguraba que él sólo era un hombre que comprendía el universo y todas las cosas que hacían llorar a los niños.

Tal vez la comprensión del universo sólo sea posible bajo el efecto de las drogas y de la psicodelia. Un buen amigo me confesó hace un montón de tiempo que una tarde se fumó tantos cigarrillos de marihuana que llegó a visualizar al propio Jesucristo, rodeado de un conjunto indeterminado de colosales galaxias de infinitos colores.

Yo sufro lo indecible cuando veo a Stephen tardar varios minutos en poder responder a una pregunta con sólo unas cuantas palabras. No me extraña que no crea en Dios. Se necesita mucha fé para convencerse de que la Divina Providencia sea capaz de mantener a un hombre bajo un calvario de tal calibre durante decenios. Dios, si existe, no puede tener tan mala leche. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario