domingo, 22 de septiembre de 2013

EMOCIONES

EMOCIONES (por Larry Romántico)
 
Hace unos días asistí a una despedida. Se trataba de una trabajadora que había desempeñado su labor durante muchos años. Su forma de ser, su extrema timidez, le impedía dirigir unas palabras a los presentes y, por ello, otra persona que había sido su jefe, se encargó de hacerlo.
 
Aquellas frases de gratitud, admiración y elogio parecían surgir desde dentro del corazón, y tanto la homenajeada como muchos de los asistentes al evento nos emocionamos.
 
No estamos acostumbrados al hecho de que en la vida diaria casi nadie se tome la mínima molestia de decirnos alguna vez, de manera sincera, que lo que hacemos tiene valor y sentido, que somos útiles y necesarios, y que merecemos un reconocimiento, que va más allá de una mera palmadita en la espalda. Es normal que ello suscite emoción y que alguna lágrima aflore en los ojos.
  
May Morate, Lalo y yo mismo escuchamos a El Chico pronunciar su Pregón. En algún momento se emocionó y emocionó también a los vecinos de Mandayona. En ese caso, los sentimientos fueron surgiendo poco a poco, a través de los recuerdos. Les dijo algo así como: "No soy un extraño, pertenezco a esta tierra, como vosotros". También mencionó a los que ya no podrán celebrar las fiestas nunca más, pero supo hacerles presentes allí mismo, como si sus espíritus estuvieran transmitiendo un mensaje, una consigna a seguir, a los que escuchaban.
 
Cuando el acto concluyó, muchos se acercaron. Le felicitaban entusiasmados y agradecidos, diciéndole: "Me ha gustado mucho y hasta me has hecho llorar".
 
Esa es la verdadera fuerza de la palabra cuando está cargada de sentido, de sentimiento, de verdad. Es entonces cuando alguien es capaz de llegar realmente al otro, a los demás, como un dardo en una diana. El objetivo final es, sin duda, el corazón.
 
No confundamos lo que estoy comentando con la adulación. Es muy fácil decirle a alguien justo lo que quiere escuchar, a sabiendas de que no es cierto, o no lo merece. No hablo de eso. Me refiero a jugar limpio con las personas.
 
Estoy convencido de que El Chico del Niki Rojo no olvidará nunca esa tarde en la que pasó revista a una parte de su vida y fue capaz de que flotase en el ambiente, por unos minutos, la memoria colectiva de las gentes de un pequeño pueblo.
 
Esa misma tarde, yo mismo me emocioné y me vino a la mente una de sus frases favoritas: "Cuando no sepas hacia donde continuar tu camino en la vida, regresa al punto de origen, a tus orígenes". Nada más cierto. Nada más útil.
 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario