jueves, 11 de julio de 2013

PROFESIONALES

PROFESIONALES (por Lalo Monsalve)
 
 
Si hay algo que echo especialmente de menos muchas veces es la existencia de auténticos profesionales. Por ejemplo, en el negocio de hostelería, me fastidia que me atiendan tarde, mal o nunca, que me den el cambio equivocado, los vasos con carmín o sucios, y el plato con algún pelo. En relación con esto, agradezco programas de televisión como el que protagoniza Chicote, en el que se promueve una actividad laboral adecuada y profesional.
 
También podría referirme a los talleres de reparación de automóviles, la instalación de carpintería de aluminio o de aparatos de aire acondicionado. Los empresarios han de tomar conciencia de que un cliente satisfecho puede ser una mina.
 
Porque cuando percibes que los operarios han hecho un buen trabajo y se han dejado la piel para que quedes contento con su labor, enseguida se lo cuentas a tus familiares, amigos o compañeros de la oficina, y, como ya no es algo habitual que exista gente que no se dedica a realizar verdaderas chapuzas, y que encima te cobren un ojo de la cara, pues los demás corren la voz y esas mejores empresas tienen siempre mayor demanda. Nunca se verán abocadas al cierre patronal.
 
En ese sentido, yo le doy una gran importancia a la Formación Profesional, que durante decenios ha estado denostada en nuestra sociedad, creo que de manera injusta. Prefiero mil veces a un buen electricista, un mecánico o un fontanero que me solucione un problema de manera definitiva, que a un licenciado en paro que eligió estudiar una carrera universitaria para la que no servía.
 
Los alemanes lo vieron claro hace muchos años. Su economía industrial está basada en la técnica y, por eso, demandan todos los técnicos disponibles. No piden filósofos ni humanistas o geógrafos. Se siente, pero ellos buscan otros perfiles. Justo los que necesitan para seguir tirando del carro de la Unión Europea.
 
A ver si tomamos nota, ahora que a algunos se les ha encendido la bombilla del cambio de modelo productivo español.
 
    
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario