miércoles, 10 de julio de 2013

LOS PRINGAOS

LOS PRINGAOS (por Lalo Monsalve)
 
 
Hace unos días, recordé que el pasado mes de mayo guardé en un cajón el recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles. Tenía la impresión de que hasta el 20 de julio o algo así no era necesario pagarlo.
 
Cuando abrí el cajón para buscar mi estilográfica, me di de bruces con el recibo. La fecha límite era el 2 de julio y ya estaba superada. Lo primero que pensé es que me aplicarían la vía ejecutiva y el procedimiento de apremio y debería abonar un recargo. Por ello, me puse en contacto con el organismo competente, me enviaron un nuevo recibo y, ese mismo día, pagué el dichoso impuesto.
 
Al salir del banco compré el periódico. Las novedades en materia de corrupción política me abrumaron. Estaba hojeando las páginas cuando caí en la cuenta de que el impuesto que acababa de pagar (más de 200 euros) corría el riesgo de caer, otra vez, como en años anteriores, en manos de los corruptos.
 
Mi planteamiento es el siguiente: contrato de obra adjudicado a una empresa amiga a la que se paga con el presupuesto público la realización de los trabajos; la cual paga con dinero negro una abultada comisión ilegal a un partido político que, a su vez, distribuye, en forma de sobresueldos, a sus altos cargos.
 
En definitiva, el impuesto que yo pago religiosamente, incluso con recargo por un mero olvido, sirve para efectuar un elevado gasto en obra pública, del que una parte se convierte en comisión para beneficiar a unos cuantos por toda la cara. El negocio perfecto. Nadie pone un euro más que los pringaos como yo.
 
Y el año que viene, por estas fechas, será más de lo mismo. Porque si yo no pago, son capaces de embargarme el piso, y los que tienen las manos sucias se quedarían sin una parte de sus sobresueldos.

Siempre tuve claro que el pago de impuestos progresivos era necesario para que la sociedad pudiera disponer de unas adecuadas prestaciones, infraestructuras y servicios públicos. Pero, de un tiempo a esta parte, me he dado cuenta de que, si alguna vez España llegó a ser un país avanzado, fue gracias a millones de pringaos cumplidores con el fisco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario