sábado, 20 de julio de 2013

LA AMISTAD

Cualquiera que haya estudiado Agronomía sabe perfectamente que existen muchas causas por las que las plantas mueren. El exceso de calor o frío, la falta de agua, el ataque de plagas y enfermedades o las malas prácticas de cultivo son algunas de ellas.
 
Yo siempre he pensado, como otros, que la amistad se asemeja mucho a una planta. Si no la cuidamos como se merece, al final se marchita y se pierde.
 
Estoy seguro de que se os ocurren numerosos motivos que justifican no haber vuelto a ver a ciertos amigos de la infancia o la juventud. La vida nos va conduciendo a cada uno por una senda y, en ese camino, la mayor parte de las veces resulta difícil reencontrarse con un antiguo amigo o amiga.
 
Actualmente, Internet y las redes sociales, constituyen una herramienta muy útil para todos aquellos que deseen volver la mirada hacia atrás, recordar e intentar contactar con tantos y tantos amigos, que se nos extraviaron en el túnel del tiempo.
 
Yo mismo, he tenido mucha suerte y me ha sido posible recuperar, a través de esa vía virtual del ciberespacio, a unas cuantas de aquellas plantas que nunca debí abandonar, al albur de la dura climatología.
 
Realmente, me ha sido muy gratificante compartir mesa con aquellos compañeros de colegio y de juegos, después de tantos y tantos años. Les he visto sonreír como en aquellos días alegres, en los que apenas existían obligaciones distintas del estudio y el paso de las horas nos importaba un carajo, porque al día siguiente volveríamos a encontrarnos y nuevas aventuras y pasatiempos surgirían, sin duda, ante nosotros.
 
Quiero agradeceros, queridos amigos del alma, que me hayáis acogido otra vez como siempre lo hicisteis. Me reconforta mucho saber que no vuelvo a estar tan solo y que sigo contando con vosotros, con vuestra misma amistad. Somos conscientes de que cada uno sigue el rumbo marcado en el cuaderno de bitácora de la nave que maneja quién sabe quien. Por eso, nos bastará con volver a compartir algún que otro manjar de diseño o no, al menos un par de veces al año.
 
Un abrazo fuerte y sigamos adelante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario