jueves, 18 de julio de 2013

EL HONRADO

Ayer mismo, estaba sentado tranquilamente en un parque, observando a unos niños jugar y corretear alegremente, cuando vi venir a un individuo honrado. Siempre me dijeron que yo tenía un instinto especial, un sexto sentido, para reconocer a la gente. Supongo que cada uno nacemos con un don y a mí me tocó este en el reparto de dones.
 
Poseo una rara habilidad para calar al personal, que perfeccioné cuando trabajé una temporada de cara al público, uno de los empleos más difíciles que existen.
 
Aquel sujeto tenía una mirada limpia, vestimenta correcta, de lo más normal. Había aparcado su coche de un modelo utilitario no lejos de allí y no traía ningún maletín sospechoso consigo. Es posible que no creáis lo que os digo, pero se sentó en el mismo banco en el que yo estaba. Iniciamos una conversación cuando se refirió al calor que hacía esa tarde. No sé muy bien cómo, pero terminó contándome algunos aspectos de su vida.
 
Funcionario por oposición libre, tuvo varios destinos, con niveles de retribución muy discretos. Se casó, tuvo un par de hijos, compró un piso hipotecándose hasta las cejas, un coche a plazos, y ahora, su mayor ilusión era poder adquirir un apartamento en un pueblo de la provincia de Alicante. Sus padres no le dejaron nada de valor, tampoco heredó nada de familiares o amigos. Me pareció un hombre cabal, hecho a sí mismo.
 
Su principal preocupación es que, con su actual salario, no está seguro de poder pagarles las carreras a sus hijos, sobre todo ahora, que están por las nubes las matrículas. No tienen derecho a beca porque su esposa también trabaja. Les han recortado las ayudas sociales y no tienen beneficios fiscales, a pesar de llevar haciendo la declaración de la renta desde hace decenios. Nunca ha dejado de pagar un solo impuesto, sea directo o indirecto, incluido el IVA. No tiene aspecto de haber cometido un fraude en su vida. No le conozco de nada, pero me inspira una confianza que ya no es habitual en mí porque ya no me fío de casi nadie.
 
Estaba convencido de que hablaba con sinceridad, pero detecté su decepción y su tristeza. Se trata de una persona desengañada y desmoralizada. Sospecho que ya no cree en este sistema político y económico que nos está traicionando y dejándonos sin esperanza y sin futuro.
 
Intenté aumentarle la moral, diciéndole que esto no durará para siempre y que las cosas mejorarán. Pero lo cierto es que este discurso mío no me lo creo ni yo mismo. Es posible que no haya actuado honradamente con ese hombre honrado, pero sonrió amablemente cuando le reconforté diciéndole que, más pronto que tarde, surgirá un movimiento social auténtico que lo revolucionará todo y hará que las cosas cambien a mejor en nuestra sociedad.
 
Cuando estreché su mano al despedirme confirmé que, en efecto, había estado hablando con un hombre que posee la virtud de la honradez. Sé que hay muchos más que se levantan con dignidad cada día y se acuestan también dignos, por fortuna para nuestro futuro. Por el bien de todos, necesitaremos legiones de hijos y nietos honrados, para que el día de mañana seamos capaces de mirarnos en el espejo sin tener que agachar la cabeza avergonzados por haber destruido nuestros mejores valores, los que nos hacen ciudadanos y personas.

Ya me iba hacia casa, y entonces una mano me tocó el hombro por detrás. ¿Te pasa algo, estás bien?, me preguntó un antiguo amigo del barrio. Nada en absoluto, ¿por qué lo dices?, respondí sorprendido. ¡Estabas sentado en el banco hablando solo!. 

 
 


3 comentarios:

  1. Muy bueno, todas las grandes obras de la humanidad empezaron siendo sueños o simples ideas; luego pueden pasar siglos hasta que algunas de ellas se hacen realidad. Entre tanto hay mucho sufrimiento, pues no se construye nada importante si gasto de energía, materia y sacrificio humano. ALC

    ResponderEliminar
  2. Creo que tu y yo tenemos un espejo muy parecido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho tu frase y me sugiere que compartimos cosas. No obstante, puede que en ese espejo ambos veamos reflejadas cosas diferentes. Por ello, tal vez sea de tu interés la lectura de otras entradas de este Blog, para que puedas confirmar si nuestras ópticas son similares o no. Saludos.

      Eliminar