lunes, 24 de junio de 2013

ENTREVISTA A LARRY ROMÁNTICO

ENTREVISTA A LARRY ROMÁNTICO

Algunos amigos de Facebook nos han solicitado más información acerca de los integrantes de El Chico del Niki Rojo. Atendiendo a esa petición he accedido a realizar algunas preguntas que me parecen interesantes a mi auténtico "alter ego", mi querido Larry.

El Chico: ¿Por qué Larry y por qué Romántico?.

Larry: Lo de Larry es muy curioso. Ya he contado la génesis alguna vez. Estaba buscando unos pantalones vaqueros y ninguna de las marcas más conocidas me quedaba bien. Entonces me probé unos "Larri" y me los llevé a casa. Días después yo estaba en las fiestas de un pueblo. Había adelgazado bastante, de modo que los pantalones se me caían. Yo le gritaba a una amiga mientras bailábamos como locos en plan suelto rodeados de mucha gente: ¡Súbeme los Larri!. De tantas veces, me empezó a contestar: ¡Sí Larri, cariño!. A partir de ahí, mi grupo de amigos me llamaba Larry Cariño, con "y" en vez de "i" latina. Como sabían que yo escribía canciones y poemas, de Cariño pasé a Romántico.

El Chico: ¿Quién es Larry Romántico?.

Larry: Creo que es una quimera, una especie de paradigma a nivel personal. Hay una serie de elementos que conforman la idea que la gente tiene del Romanticismo. Yo asumí algunos para poder superar el mundo que se me venía encima cada día durante los últimos decenios. Supongo que es una especie de sueño. Tratar de ser como realmente eres, pero esencialmente para tí y no para los demás. En mi juventud me resultaba difícil explicar determinadas cosas, me sentía ridículo al hacerlo. Entonces, comencé a escribirlas en un papel porque esa tarea era mucho más fácil para mí. Luego vino la obsesión por aprender a tocar la guitarra para vehicular mejor mis sentimientos. No soy un virtuoso, pero consigo expresarme decentemente.

El Chico: ¿Por qué para tí y no para los demás?.

Larry: Se trata de algo muy intimista y un poco egoista. Jamás he cobrado dinero ni por mis poemas ni por mis canciones. Su difusión ha sido muy limitada. Nunca pretendí ser una estrella. En esencia, han sido las personas a quienes, de una manera más o menos explícita, iban destinados mis mensajes, las que han valorado mis creaciones. Siempre he considerado que se trataba de un regalo que yo les hacía, en lugar de una transacción. Nunca pedí nada a cambio, aunque reconozco que esa forma de comunicarme podía resultar ventajosa en ocasiones.

El Chico: ¿Qué clase de ventajas?.

Larry: Ja, ja, ja. Bueno la verdad es que yo no era demasiado agraciado físicamente, de modo que la cosa mejoraba algo con una guitarra entre las manos. Se notaba que lo que cantaba lo sentía realmente y eso es de agradecer por las personas. A algunas chicas nadie les había dicho en su vida lo que yo les decía. Ya sé que siempre hay alguien que está deseando escuchar lo que quiere oír, pero, en mi caso, yo decía la verdad. Jamás le he dicho a una chica que era una belleza o una gran persona si me parecía un cardo borriquero.

El Chico: Con el paso del tiempo dejaste de cantar.

Larry: Es cierto que estuve una muy larga temporada sin componer. Influyeron varias vicisitudes y alguna que otra tragedia. Tu conoces perfectamente mi singladura personal y no es cuestión ahora de entrar en el detalle, aunque tal vez a alguien le interese por puro morbo. No voy a satisfacer esa curiosidad. Pero lo que quiero decir es que el proceso vital es como una sábana, más o menos traslúcida, que te envuelve. A veces, eres capaz de ver la luz a través de ella, pero no distingues los objetos ni el horizonte, desde luego. Es muy duro reconocer que no eres quien crees que eres y no tener la suficiente valentía para aceptarlo. Uno nace con muchos miedos y es una tarea compleja superarlos todos. Además, la vida te sitúa ante múltiples espejos como en aquella conocida atracción de feria. Nos vemos deformados, y nos sorprendemos de ello, pero no queda más remedio que aceptar alguna de esas imágenes, en definitiva, el camino que has elegido, que se parece terriblemente al de los demás. Ese es el auténtico drama y, a la vez, la seña de identidad de Larry Romántico. Un ser distinto que parece más de lo mismo. Pero, créeme, sólo lo parece. Larry no podrá dejar de ser Larry jamás.

El Chico: Háblame de tu relación con Lalo Monsalve.

Larry: En cierto modo, Lalo es otro romántico empedernido. Una persona con un espíritu crítico bestial, un inconformista nato. Alguien a quien, si le dejaran, pondría el mundo boca abajo y le sacudiría los bolsillos para extraer tantas pelotillas y tanta porquería como tiene. Lalo es entrañable para mí desde sus tiempos de universitario, en los que colgaba pasquines ácratas en los tablones de anuncios de su escuela universitaria. Si hubiera existido entonces Internet, Lalo habría sido un líder bestial. También canta fenomenal cuando quiere, como en Nada es Verdad, verdadero himno del escepticismo y la indignación actual perfectamente aplicable a la sociedad española, y que tenemos la suerte de poder ver en Youtube. Cuando yo sea mayor me gustaría ser como Lalo, je, je, pero la diferencia que mantengo con él es que mis sueños me los fabrico yo mismo, para que no me parezcan imposibles, como le sucede a él.

El Chico: ¿Vas a volver a cantar?.

Larry: Para mí cantar es vivir. Cuando termino de componer o de cantar una canción siento como si las células de todo mi cuerpo me dieran las gracias. Es una especie de ejercicio gimnástico muy personal. Lo interiorizo al máximo y me siento genial. Expreso lo que no puedo decir de otra manera, me siento más libre y reconfortado. Y me digo: ahí queda eso, ya está dicho. En los últimos años, he recopilado algunas primeras maquetas, grabadas en cintas magnetofónicas, y las he pasado a CDs aunque el sonido sigue siendo horrible, ja, ja. No obstante, también he escrito cosas nuevas que quiero publicar. Poemas y nuevas canciones. No es mucho pero, como decía Germán Copini, son malos tiempos para la lírica. Puede que tengáis noticias mías pronto en ese sentido.

El Chico: Estaremos encantados de conocer tus nuevos trabajos. Un pajarito nos ha contado que, por ejemplo, has rememorado aquellos bailes de adolescentes en la famosa Puerta Verde, de la que tantas veces nos has hablado a Lalo y a mí. Por otra parte, ha sido un detalle tuyo generoso, muy de agradecer, que hayas accedido a compartir algunas de tus creaciones en Facebook y en este Blog, pues hasta ahora muchos las desconocían. Te deseamos lo mejor, Larry. Espero que estés con nosotros mucho tiempo y te transmito un abrazo muy fuerte de la gente que te quiere.

Larry: Muchas gracias. Otro abrazo para tí y para todos los amigos que nos siguen en Facebook y en este Blog, a los que sugiero que participen más y nos hagan llegar sus opiniones y comentarios. De lo contrario, lo que hacemos no tendría mucho sentido. Nos vamos a un bar y hablamos nosotros solos, ja, ja, ja.


Nota de El Chico.- Para poner un broche de oro a esta entrevista, hemos incluido un tema de Larry, en el que acompaño con las voces, y una canción de su primera etapa en la que se refiere a su particular visión del amor en la adolescencia. Es necesario tener instalado iTunes para escucharlas.

https://www.dropbox.com/s/ilm1d6hmr4he85u/SER%20COMO%20T%C3%9A.aiff

https://www.dropbox.com/s/1c6ll856v7wenb4/AMOR%20QU%C3%89%20DURO%20ES%20EL%20AMOR.aiff


No hay comentarios:

Publicar un comentario