miércoles, 19 de junio de 2013

CONVERSACIÓN A 11.000 PIÉS DE ALTURA

CONVERSACIÓN A 11.000 PIÉS DE ALTURA (por Lalo Monsalve)

Durante uno de mis vuelos a los Estados Unidos tuve la oportunidad de conversar con un sacerdote español afincado en California desde hace muchos años, al que conocí durante ese viaje. Fue un trayecto largo, pero agradable y, entre algunos sesteos, intercambiamos comentarios e impresiones sobre las diferencias que ambos econtrábamos e
ntre las sociedades española y norteamericana, el papel de la Iglesia Católica en las distintas comunidades de esas dos naciones, la educación, la economía, los jóvenes, la familia...

Lo cierto es que me despaché de lo lindo con mis críticas y reflexiones.

Para mi sorpresa, he de confesar que me chocó el talante abierto y el poco espíritu combativo de mi interlocutor y reconocí al poco tiempo su amplitud de miras y su comprensión hacia algunas de mis argumentaciones acerca de que la Iglesia tendría que modificar sus actitudes y planteamientos a medio plazo para no llegar a desaparecer algún día, tal y como hoy existe, dado que sus comportamientos y mensajes resultan, a todas luces, aquejados de una fuerte repetición, obsolescencia e incoherencia y la necesidad de una adaptación a los nuevos tiempos no debe hacerse esperar.

Recibí de buen grado sus interesantes observaciones y puntualizaciones, además de algún dato relevante, como es el hecho de la presencia de 65 millones de católicos, de 6 millones de judíos y de otros 6 millones de adeptos al Islam en USA, entre otras muchas y variadas confesiones, algunas de las cuales, si se suman, superan el número de católicos. Asimismo, me impactó conocer que, de acuerdo con la normativa, bastan 25 fieles para constituir una iglesia de cualquier tipo en USA, de tal guisa que uno puede convertirse en honorable reverendo de la noche a la mañana y pasar de repente a ser considerado de una manera especial, pues, al parecer, la religión es mucho más respetada en América que en España.

Finalmente, tomé buena nota de la definición de las bases de la cultura americana que me proporcionó mi acompañante viajero: La ley (entendida como la norma), el número, y la combinación de ley y número: es decir, el business.

Me pareció una estupenda radiografía y no creo que se vea modificada en el futuro. Mi amigo sacerdote tampoco esperaba un cambio y me fío de él. Sus decenas de años de vida en USA lo avalan, sin duda.

Y en Europa ¿tenemos ya esas mismas bases asumidas?, ¿vamos hacia ese camino también nosotros o ya estamos en la senda?. Las posibles respuestas las dejo a vuestro criterio. Por mi parte, apreciaré mucho cualquier comentario, opinión o aportación al respecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario